lunes, 22 de septiembre de 2008

EL IMPERIO GRINGO

EL IMPERIO GRINGO


Ricardo Bengolea



A medida que llovían las malas noticias desde Wall Street el Mundo pasó desde el pesimismo a la euforia y luego al escepticismo, todo por el mismo precio. Somos liberales pero no tanto. Solo un ignorante de la política económica de los Estados Unidos puede afirmar que son la cuna del liberalismo económico. El liberalismo puro es una utopía. Lo que sí funciona son las leyes del libre mercado donde fluyen la oferta y la demanda dentro de un sistema donde un Estado fuerte y vigilante establece las reglas de juego. La experiencia que trajo aparejada la fatídica soledad de Wall Street ante la crisis de los ´30 cuando el Gobierno americano decidió no intervenir para salvar del quebranto a empresas y entidades bancarias y financieras puso no solo a la Administración Bush sino al resto de los Bancos Centrales de Europa y Asia en la necesidad de organizar un rescate integral del sistema financiero mundial evitando una catástrofe mayor.
“Estamos viendo cómo ese Primer Mundo que nos habían pintado en algún momento como meta a la que debíamos llegar se derrumba como una burbuja” afirmó la Presidente Kirchner con toda soltura plena de felicidad, también recordó a los “loros internacionales y de cabotaje que pronostican cataclismos”. En realidad ya no es futurología de los gurúes de la economía sino realismo puro. Nuestro país se encuentra a la deriva en lo político y en lo económico. El INDEC sometido a las genialidades de Moreno al igual que los ridículos índices de inflación que el Secretario de Comercio Interior sugirió para que forme parte fundamental del proyecto de ley de presupuesto 2009 junto a la subestimación de los ingresos y el crecimiento económico.
Lo mismo dijo Aníbal Fernández: “La economía argentina está bien por mérito propio” yo debo estar viendo otro canal. El impresentable de Hugo Chávez también fue de la partida: “Tras un período terrible de supremacía del imperio gringo, América Latina está renaciendo”, envalentonado a la espera de las naves de la Marina rusa para realizar ejercicios navales junto a la Armada bolivariana.
Escuchándola a la Presidente, a Fernández y a un par de obsecuentes funcionarios más, recuerdo la alegría de Hebe de Bonafini cuando Bin Laden destruía las Torres Gemelas en Nueva York. Siento que la Administración Kirchner disfruta enormemente de los males que puedan aquejarle a los Estados Unidos. La señora tendrá que ir buscando nuevos lugares para gastar su pocket money, New York ya no será igual. Le puedo sugerir Londres o París para sus necesidades más urgentes, total, ahora que viajan en la Aerolíneas casi Argentina, una orden suya bastaría para perderse por Rue Saint Honoré o en Harrods. Néstor detuvo el despegue hacia el país del norte hasta el final del triunfo de su Racing Club, ¿Acaso la señora no puede hacer una breve detención en algún mercadito europeo? New York se va a extrañar.
A lo mejor podrían cambiar de shopping y hacer una parada en Miami acompañando al juez Daniel Petrone a cargo de la causa del escandaloso “suitecase affaire” que tiene al matrimonio a mal traer. Se hicieron de nuevos amigos como Daniel y Diego Uzcátegui, Antonini Wilson, Moisés Maiónica e incluso el fiscal. Parece una novela colombiana, sin embargo es bien autóctona. Por mucho menos que los U$ 800.000 de la valija sorpresivamente incautada por la agente de la Policía de Seguridad Aeroportuaria María del Luján Telpuk en la madrugada del 4 de agosto de 2007 y las decenas de otros cargamentos similares, Richard Nixon renunció a la Presidencia de los Estados Unidos. Por mucho menos que esto Collor de Melo debió renunciar a la primera magistratura del Brasil. En nuestra burbuja argentina donde se parafrasea con orgullo partidario “asesino o ladrón lo queremos a Perón”, donde los U$ 500 millones que Kirchner sacó de las arcas provinciales de Santa Cruz sin destino conocido aún siguen impunes, donde la Ministra de Economía se olvidó un dinerillo en el baño, donde está comprobado la escandalosa trama de Skanska y por cierto los aportes de las FARC y el narcotráfico con el perejil de Antonini Wilson a la cabeza para la campaña de la Presidente es algo que no conmueve a la dormida opinión pública de nuestro país. Nos muestra a las claras la inexistencia de la noción de República y la dependencia del Poder Judicial al poder político.
Por mucho menos, Nixon y Collor de Melo fueron invitados primero a brindar explicaciones al Parlamento y luego a retirarse del cargo.
Qué los Partidos políticos con representación parlamentaria le pidan el juicio político a la Presidente Cristina Fernández de Kircher es un sueño ¿no? Argentina año verde.
Tengo mucha fe en el desarrollo del proceso ante la corte del Estado de Florida y especialmente en el fiscal Thomas Mulvihill, justicia independiente del poder político que se le llama. Para la formación autoritaria de los Kirchner, que han decapitado a la Corte Suprema e intervenido con notable impudicia no solo en la conformación del Consejo de la Magistratura sino en la presión por medio de causas abiertas contra más de 250 jueces por mal desempeño, la sola idea de una justicia fuera del poder que detentan es impensable.
Algunas cifras del supuesto Estado benefactor gringo: U$ 29.000 millones para facilitar la venta de Bear Stearns al JP MorganU$ 100.000 millones por el rescate de los colosos hipotecarios Fannie Mae y Freddie Mac, U$ 85.000 millones por evitar que la aseguradora AIG cayera al abismo. Luego le siguieron los U$ 700.000 millones que la FED (Reserva Federal) propone como salvaguarda de todo el sistema financiero internacional, consensuado con los principales bancos centrales del Mundo previa aprobación por parte del Parlamento americano.
Hay un universo de diferencia entre el supuesto “Estado benefactor” propulsado por la Administración Bush y la Reserva Federal y el Estado de beneficio que representan los Kirchner. En una situación de fuerza mayor como lo es la gravísima crisis financiera americana el Estado asume el papel de respaldo económico y político sin perder la esencia liberal del mismo. En este caso, el Estado son todos los ciudadanos contribuyentes que consideran necesario rescatar a un sector de la economía en problemas por temor fundado a que la misma produzca una crisis de mayor magnitud.
El Estado somos todos y todos vamos a salvarlo. Por carácter transitivo, todos vamos a salvarnos. Solidaridad y sentido común.
Muy diferente es el estado de beneficio de los Kirchner donde los únicos que se salvan son ellos, por ahora. Existe un Estado diezmado y cada vez más vulnerado y vulnerable. Un coto de caza. Una patente de corso. El patrimonio de la pareja celestial ha crecido en forma exponencial cuando, acorde con las mínimas cuestiones republicanas, debería al menos haber conservado su patrimonio o crecido con cierto manejo ético en las relaciones comerciales.
El Estado soy yo. El Estado omnipotente y omnipresente de fuerte contenido monárquico o similar a los estados teocráticos islámicos o dictatoriales como los de Corea del Norte y Venezuela. Al menos China Continental es políticamente socialista pero económicamente capitalista. Los Kirchner conocen los beneficios del capitalismo pero su resentimiento personal no les permite aplicarlo en la administración de la Nación, salvo cuando compran propiedades o realizan negocios personales, ahí son unos “gringos capitalistas” fiel reflejo del Estado de beneficio.
En esa situación de beneficios personales pseudos capitalistas mezclados con ideologías socialistas perimidas, más próximas al resentimiento que a las diatribas marxistas se puede explicar las ponencias de la Presidente y su alter ego, Néstor, cuando critican al capitalismo y a la oligarquía vacuna. Hablando del campo. Nada por aquí nada por allá. Jamás se le ocurriría a un Estado benefactor llegar a un insano conflicto con su sector más productivo como lo hicieron los Kirchner intentando por todos los medios hacer arrodillar al interior productivo.
Mientras Cleto Cobos corría la media maratón de Adidas, ideaba cual sería su próximo paso en su juego preferido: incomodar al matrimonio real. En una semana, se reunió con Binner (¡pobres santafecinos!, Binner anunció un proyecto de reforma tributaria para el campo basado en revaluar las tierras, lo que aumentaría el impuesto Inmobiliario Rural más del 500% (Fuente Ámbito Financiero). Luego se reunió con Reutemann, con el campo y recibió con gusto las críticas del Presidente de la Corte Suprema de Justicia el Dr Lorenzetti relacionadas con los juicios abiertos a cientos de magistrados. Salió a tomar un poco de aire y se lanzó a correr los 21 km en las calles porteñas junto a otros miles de argentinos.
Mientras la soja se derrumba un 2%, en la que fue la caída más importante del año, el trigo mermaba en Chicago un 4,5% y se vislumbraba la estrepitosa caída del maíz del 4,47% por efecto de la genial medida de Ricardo Echegaray director de la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (ONCCA) de cerrar los registros de exportaciones (ROE verde) de maíz con el argumento de preservar el mercado interno, el matrimonio viaja a los Estados Unidos. Nunca entendieron nada sobre el negocio agropecuario. Ni ellos ni el Secretario Cheppi. Mucho menos Guillermo Moreno. El dato temible se convirtió en realidad: La producción agropecuaria caería este año un 25%(Fuente Ámbito Financiero).
El campo sigue reclamando la baja de las retenciones. El sensible deterioro de los commodities, la inflación vernácula y la suba desmedida de los funguicidas y fertilizantes, convierten a la productividad en una quimera.
Considerando la baja del mercado y el daño producido por la sequía el ingreso de divisas para 2009 se verá reducido en U$ 6500 millones. En cuanto al ingreso por retenciones, el Estado verá disminuida su recaudación en U$ 2500 millones (Fuente La Nación). Gracias a Dios no formamos parte de la burbuja capitalista. Cristina dixit.
Preocupante: La Argentina cayó del puesto 45 al 46 en el ranking de competitividad de la industria de tecnologías de la información (Fuente The Economist). En el primer lugar: Adivina adivinador ¿Quién es el país más competitivo en este rubro? Estados Unidos, el país de la burbujeante crisis. Nosotros no estaremos primeros pero al menos, de acuerdo a la Reina Cristina, no formamos parte de la burbuja. Compartiendo los últimos puestos junto a nosotros, Venezuela, Irán y Nigeria. Una pinturita.
“El Imperio gringo ataca de nuevo”, será el nuevo film de Steven Spielberg, como reseña del espíritu combativo de nuestros primos del norte. Lo increíble de toda esta historieta es que Argentina teniendo todas las posibilidades para asemejarse a ellos ha preferido últimamente tomar como referentes a los fracasados intentos socialistas de Chávez, Morales, the Castro brothers, Ortega y Correa cuando el mundo desarrollado aspira a que acompañemos a Brasil, Colombia, Chile, Perú y Uruguay en su crecimiento económico.
El Mundo "aguarda esperanzado" las autorizadas palabras de nuestra Presidente ante las Naciones Unidas. Seguramente les explicará los beneficios de no pertenecer al mundo de los negocios, de “crecer” hacia adentro, de hacerles pito catalán a los holdouts, de terminar con el FMI y con el Club de Paris como sea, de combatir al campo hasta casi perder su cetro real, destruir el INDEC, manejar los índices de inflación y subsidiar con el esfuerzo del resto de la economía eficiente a empresas amigas en desmedro del país. Asimismo les explicará que son unos giles por apostar al desarrollo y a la inversión. ¡Paren las rotativas! Habla Cristina.